Hasta siempre

 

Hoy me vienen a la mente dos frases de esas que por repetidas se hacen populares:

“La vida te da sorpresas; sorpresas te da la vida” y aquella otra “Los viejos rockeros nunca mueren”

Esta fría madrugada, estaba sumergido en mis pensamientos, entre sábanas y mantas, alargando la hora de levantarse y gozando de la agradable temperatura de la cama. No tengo la menor idea de como o desde donde me llegó el recuerdo del blog y la persona que fueron mis inspiradores y los que me hicieron plantearme la posibilidad de tener un blog. El blog era Mangas Verdes y el bloguero Manuel M. Almeida. 
Yo sabía que Mangas Verdes estaba descontinuado desde 2014 y que Manuel había iniciado otra aventura en la blogosfera, mucho más profesionalizada si cabe y muy relacionada con el periodismo profesional, que al fin y al cabo era su profesión. Se trataba de mmeida.com (actualmente borrado de la red)

Pues bien, a consecuencia de ese recuerdo en semivigilia matinal, después del desayuno he tratado de visitar el blog que suponía debería estar activo, pero no… la url no cargaba página alguna, ni siquiera por la caché del buscador. 
He saltado luego hasta Mangas Verdes y he podido comprobar que el blog seguía colgado, exactamente igual que desde 2014, cuando escribió su despedida o epílogo. —Que raro— he pesando.  
Le he ofrecido un cafetito al Sr. Google y tras conversar un poco me ha dicho que Manuel había muerto el 14 de julio pasado. 
Joder !! otra vez eso de “larga enfermedad” sin más. Pero para el caso es lo mismo. Manuel ya no está mas. 
Era un tipo amable y cercano. Los primeros consejos, los primeros pasos en el mundo de WordPress (software, no plataforma) los recibí de él. Y si no recuerdo mal, creo que estoy hablando del 2005 ó 2006. No lo conocí personalmente, pero el correo electrónico y su paciencia hicieron posible que yo me formara un mapa desde el cual iniciar un camino que si bien no ha tenido nunca pretensiones, sí ha sido importante para mi. Fue el primer bloguero que me llamó abiertamente Noxeus y mencionó mi primer trabajo bloguero (se llamaba “Condición Humana”) en su espacio por varias veces. 
Recuerdo uno de sus consejos: “No escribas posts de más de 500 palabras. Condensa”.
A ver si aprendo a hacerle caso y lo recuerdo más a menudo.

M.M Almeida tenía otra faceta: la música. Fue vocalista a finales de los setenta de un grupo (Nueva Semilla) dedicado a una idea suya de lo que era “el folck-rock canario. 
Lamento su traspaso. Lamento no haber estado cercano a su blog en estos últimos tiempo y le deseo de todo corazón un feliz viaje a los otros mundos.
En este video (lo he cortado para que empezara en el minuto 1:25) lo tenemos recogiendo un premio como mejor comunicador en Internet:


En este otro, podemos verle en su faceta de cantautor canario, en 1990:

Que descanse en paz!

Vuelve al amor

No te dejes abatir por el pesimismo.
Abandona la sombra.
Olvida los rencores.
Ofrece tu mirada con mucha paz  y déjate acariciar por las suyas.

No se trata de una heroicidad, es totalmente posible.
Intenta ser un poco más amable cada día, cada hora.
Sonríe, aún y con mascarilla. Sonría para que chispeen tus ojos.
Abraza con palabras, ya que tus brazos ahora no pueden. 
Y vuelve al amor. Nos hace tanta falta…


Desayunos de normalidad

 

Los ciudadanos deben aprender a vivir en “esta nueva normalidad”. 
Eso repiten por activa y por pasiva en los medios, dia sí, dia también. Que menos que ser obediente y hacerles caso. Y entonces es cuando tres amigos, deciden salir en excursión (en coche; no nos engañemos) para ir a disfrutar de un desayuno de los llamados de “cullera i forquilla” (cuchara y tenedor). 
Y para eso nos adentramos en los bosques del Macizo de “les Gavarres” provincia de Girona, en la parte mas septentrional de la sierra litoral catalana. Montañas no muy altas, entre 300 y 500 metros sobre el nivel del mar, cuyas laderas boscosas están repletas de suros (alcornoques), enzinas (encinas), pinastres (pino blanco) y bruc (brezo) como sotobosque. Bosques en explotación hasta el primer cuarto del siglo XX y que luego fueron abandonados poco a poco con el resurgimiento de la nueva industria en las ciudades. 
Se caracteriza por la cantidad de “masies” que picotean por la región, algunas convertidas en modernas casas de campo, otras en restaurantes o casas rurales y otras en ruinas que nos hablan de otros tiempos. 
Y nuestra nueva normalidad nos ha llevado hasta un pueblo (que no es tal, ya que no hay núcleo urbano) que se remonta a los tiempos medievales. Sant Cebrià de Lladó. Consistía en un conjunto de casas de campo (masies o casas de labrador) diseminadas por el territorio. El núcleo era la iglesia que sigue en pie dedicada a los santos Cosme y Damián; dos médicos que trabajaban altruísticamente y alcanzaron la santidad. Curiosamente son los patrones del pueblo donde vivo (Sils) que no está precisamente cerca, lo cual nos ofrece una idea del territorio que abarcaba la generosidad de esos dos santos médicos. La iglesia está datada a finales del siglo XV y en el XVI se construyó el campanario que aún hoy sigue en pie. 
Y a la sombra del mismo una casa no mucho mas moderna, es ahora un restaurante conocido como “Els Metges” donde mis amigos y yo hemos ido a “normalizar la normal normalidad de zamparnos un buen desayuno” 😋

Como dice un amigo: “Hay que procurar enseñar al virus a convivir con normalidad”

😁😁

Tres años

 

Hoy se cumplen tres años. Era el seis de septiembre del 2017. 
La mañana se presentaba gris y amenazaba lluvia. Los lunes y los martes eran los días designados para nuestros encuentros en nuestro jardín de bonsai. Allí nos ocupábamos de los cuidados de nuestros pequeños. Por la razón que fuera (no la recuerdo) aquella semana, habíamos decidido atrasar al miércoles el encuentro. 
Todo había empezado más de veinticinco años atrás. En un curso de Técnicas de Bonsai y ese fué el germen de una amistad estrecha e intensa. Las vivencias de esas décadas son parte de nuestro tesoro vital que ahora nos invade de nostalgia. 
Jordi, tiempo atrás, había sido operado de las rodillas y gustaba de venir desde el pueblo vecino (Vidreras, a 3 km. de Sils.) donde vivía, usando la bicicleta. Perdió la vida a escasos doscientos metros de nuestro jardín en una rodonda que un imbécil tuvo la mala ocurrencia de abordar en contra dirección y se lo llevó por delante. Murió prácticamente al instante.
En el taller-jardín, escuchamos las sirenas de la ambulancia y los coches patrulla, pero ni por asomo se nos ocurrió que tuvieran que ver con Jordi. 
Empezó a llover y decidimos que no llegaba por la lluvia. Me fuí a casa y al poco tiempo sonó el teléfono…

Ayer y sin incumplir la normativa, nos reunimos en un restaurante con la mujer de Jordi y los amigos mas cercanos. Celebramos la vida, hablamos de los hijos y levantamos la copa en su recuerdo. La afirmación unánime era la de sigue con nosotros.

El pasado año, también escribí sobre el recuerdo de Jordi

Saludos de verano

Muy buenos días a tod@s !!
Bienvenidos al verano del hemisferio norte e invierno del sur.
La vida sigue su transitar pausado y tranquilo, aunque a veces no sea precisamente la tranquilidad la tónica diaria en estos tiempos de pandemia.
Los mortales solemos tener la ridícula cuestionable costumbre, de plantearnos propósitos cuando empieza el año y este que escribe, aunque solo sea por llevar la contraria 😊 prefiere hacerlo en la mitad del calendario anual. Es como que no me fío de las energías heladas de los primeros días de enero y prefiero este calorcito que de momento es soportable, mañana ya veremos.
Y con todo esto llega un sutil cambio en el propósito y enfoque del blog. Es evidente que mi poética e inclusive mi prosa en general, tiene mucho que aprender y posiblemente esto, sea uno de los motivos del ejercicio del “blogging”. Otro, es esa obsesión por dejar huella para los que me quieren y para cuando ya no esté. Y no necesito más motivos. La recompensa es vuestra agradable compañía, las críticas constructivas que espero y la posibilidad de leeros.
Como podéis ver he cambiado la estética y la estructura del blog. En realidad, pocas cosas han cambiado. La portada presenta en columna las seis últimas entradas a las cuales se accede mediante el correspondiente botón. Sigue viva la idea del tratamiento del color como otra forma expresiva. Aunque no voy a cansaros con explicaciones, si es cierto que el color que presenta el blog tiene que ver con estados de ánimo que es algo que desde siempre he venido haciendo.
Espero y deseo que la tipografía os sea clara y limpia, porque en esta plantilla (interface) no es precisamente cambiar y adaptar las fuentes y su tamaño. Con cuidado iré investigando si puedo hacerla un pelín mayor; especialmente en la entrada individual.
Otra novedad es que los vídeos que suelo traer, después de una cuidada selección (otra cosa diferente es, obviamente, que interesen a alguien; eso ya…), estará incrustados en una entrada convencional y acompañados de algún texto explicativo o adicional y  por lo tanto comentables. Tendrán su propia etiqueta (tag) (#).
Algo parecido ocurrirá con mis fotografías.
Y nada más familia, con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho!!