de manual

Leo en un “manual para blogueros” unas indicaciones (entre otras más) que me han llamado la atención:

  • Nunca hables en primera persona, si tus contenidos no son “bitácora en exclusiva”.
    Dale formato de relato, aunque sea una experiencia propia. (Insisten: a no ser que tu blog sea una bitácora personal declarada como tal; algo así como un diario o tus memorias).
  • Una entrada de más de 500 palabras está condenada a no ser leída. Incluso los artículos científicos de algunos profesionales suelen ser segmentados en varias entradas.
  • Nunca incrustes más de un video en una sola entrada. Es posible que miren el primero (si no es muy largo). El segundo, será casi un milagro que lo abran.
  • Incorporar música que se inicia sola (autoplay) es de muy mala educación. El lector debe tener la libertad de escucharla o no.
  • El formato de la fuente y también el tamaño importan!
  • Jamás edites, es decir, cambies o añadas algo en una entrada sin avisarlo o dejar constancia con una nota. Especialmente si ya se han añadido comentarios de los lectores.

Y la verdad, lo veo acertado y procuraré tenerlo en cuenta.

Sorpresa

He dado tantas vueltas entre Blogger y esta otra casa, que cuando he recibido esto en la app. de WordPress, en el teléfono, me ha sorprendido.

El tiempo siempre va a la misma velocidad pero la percepción de su tránsito, no. Pero tampoco lo hace todo aquello que tiene que ver con la sensibilidad que posibilita esa percepción. Si esto es bueno o malo es digno de reflexión.
Soy una partícula de humanidad que consume sus energías postreras escribiendo lo que piensa en voz alta, en un diálogo íntimo consigo misma y en letra baja, sin pretensiones, con la humildad que requiere no saber de nada, pero querer aprender de todo. Quizás para viajar a quien sabe donde, con una maleta más llena o quizás a la nada mas vacía, donde nada pesa ni molesta.

Ya para más divertimento, parece ser que me registré tal día como hoy que es mi onomástica.

Hasta siempre

 

Hoy me vienen a la mente dos frases de esas que por repetidas se hacen populares:

“La vida te da sorpresas; sorpresas te da la vida” y aquella otra “Los viejos rockeros nunca mueren”

Esta fría madrugada, estaba sumergido en mis pensamientos, entre sábanas y mantas, alargando la hora de levantarse y gozando de la agradable temperatura de la cama. No tengo la menor idea de como o desde donde me llegó el recuerdo del blog y la persona que fueron mis inspiradores y los que me hicieron plantearme la posibilidad de tener un blog. El blog era Mangas Verdes y el bloguero Manuel M. Almeida. 
Yo sabía que Mangas Verdes estaba descontinuado desde 2014 y que Manuel había iniciado otra aventura en la blogosfera, mucho más profesionalizada si cabe y muy relacionada con el periodismo profesional, que al fin y al cabo era su profesión. Se trataba de mmeida.com (actualmente borrado de la red)

Pues bien, a consecuencia de ese recuerdo en semivigilia matinal, después del desayuno he tratado de visitar el blog que suponía debería estar activo, pero no… la url no cargaba página alguna, ni siquiera por la caché del buscador. 
He saltado luego hasta Mangas Verdes y he podido comprobar que el blog seguía colgado, exactamente igual que desde 2014, cuando escribió su despedida o epílogo. —Que raro— he pesando.  
Le he ofrecido un cafetito al Sr. Google y tras conversar un poco me ha dicho que Manuel había muerto el 14 de julio pasado. 
Joder !! otra vez eso de “larga enfermedad” sin más. Pero para el caso es lo mismo. Manuel ya no está mas. 
Era un tipo amable y cercano. Los primeros consejos, los primeros pasos en el mundo de WordPress (software, no plataforma) los recibí de él. Y si no recuerdo mal, creo que estoy hablando del 2005 ó 2006. No lo conocí personalmente, pero el correo electrónico y su paciencia hicieron posible que yo me formara un mapa desde el cual iniciar un camino que si bien no ha tenido nunca pretensiones, sí ha sido importante para mi. Fue el primer bloguero que me llamó abiertamente Noxeus y mencionó mi primer trabajo bloguero (se llamaba “Condición Humana”) en su espacio por varias veces. 
Recuerdo uno de sus consejos: “No escribas posts de más de 500 palabras. Condensa”.
A ver si aprendo a hacerle caso y lo recuerdo más a menudo.

M.M Almeida tenía otra faceta: la música. Fue vocalista a finales de los setenta de un grupo (Nueva Semilla) dedicado a una idea suya de lo que era “el folck-rock canario. 
Lamento su traspaso. Lamento no haber estado cercano a su blog en estos últimos tiempo y le deseo de todo corazón un feliz viaje a los otros mundos.
En este video (lo he cortado para que empezara en el minuto 1:25) lo tenemos recogiendo un premio como mejor comunicador en Internet:


En este otro, podemos verle en su faceta de cantautor canario, en 1990:

Que descanse en paz!

Balances

Si yo fuera un bloguero, profesional o solo “dedicado” posiblemente no me sentiría muy satisfecho o nada satisfecho, con un balance como éste:

23 seguidores
420 entradas
2210 comentarios


Y sin embargo, a pesar de esta pobreza en la cuenta de resultados, estoy contento. En primer lugar por haber sabido encontrar
un equilibrio a la hora de publicar, diversificando el tema fotografía y fotología en una plataforma (WordPress) y el resto de publicaciones de cultura en general, opinión y algún toque de escritor ( de tres al cuarto) que me permite expresarme como persona, en ésta en la que estamos, el Blogger de Google. Me permite también, mantener desoxidado el idioma castellano que uso poco en mi entorno. 
Y es que en realidad, como he dicho más de una vez mi gran propósito en realidad es tan pequeño como mantener activas esa media docena de neuronas y tener un motivo más (gracias a los dioses, no es uno solo) para no postrarme en un sofá frente al televisor. 
Pero esos 23 seguidores, que en realidad son menos de la mitad, se han ido convirtiendo en contactos un poco más estrechos de lo normal. Personas que saben mi correo electrónico, que usan el chat incrustado en el blog para decirme alguna cosa más que el comentario al uso. Personas por las cuales me llego a preocupar si están en silencio. En definitiva, algo muy parecido a amistades. 
No me preocupa que el blog no crezca. Es más, pienso que me preocuparía que creciera demasiado, porque no soy hombre de cumplimientos y si contesto a comentarios o comento en otros blogs, no lo hago nunca como una moneda de cambio. Odio la idea de que el “feedback” pueda ser una moneda de cambio. Admiro a los que tienen 70 comentarios por entrada y son capaces de contestarlos. Los admiro, aunque a veces me parece ver ciertas características psicológicas en ellos, que no querría para mi. 
En definitiva. Un desastre de balance pero que agradezco infinito. Gracias por estar aquí, por vuestra compañía y si aquello que escribo y publico, os sirve, aunque solo sea ínfimamente, me alegra muchísimo.

Afronto un nuevo año, con el realismo que dan los años. Sin mirar a un futuro, ni medianamente lejano, sino al inmediato presente.  Inmersos en un estado de pandemia que obliga a la prudencia, pero agradecidos a la vida y siempre siempre, tratando de fomentar lo que tanto requerimos: consciencia de especie.


Blogging

Hace poco, me pidieron consejo acerca de los factores que hacen que un blog destaque por encima de los demás. Con la cantidad de blogueros que publican entradas cada día ¿cómo se consigue sobresalir? Es una gran pregunta y la verdad es que en la receta para desarrollar un buen blog se combinan muchos ingredientes.
Hay blogueros que comparten opiniones, que escriben bien, que tienen sensibilidad y conmueven, que destacan por su personalidad. Blogueros listos, ingeniosos, divertidos, prolíficos, originales, amenos y geniales en todos los sentidos.
Pero si hay una cosa que parece estar presente y manifestarse en todos los blogs que leo y me encantan es la pasión. Se nota que sus autores aman los temas sobre los que escriben; que sienten pasión por aprender y ampliar los horizontes de su pensamiento y su creatividad.

Robin Houghton
Blogging Escritura Creativa,
(Editorial Océano).

Y tú, ¿qué opinas?


Funcionando

Últimamente estoy observando un cierto frenazo en las publicaciones y actividad bloguera de algunos de los que frecuento. Parece y esto es solo una apreciación personal, que hay un cierto desánimo. Si bien no me extrañaría que esa fuera la causa,  dadas las circunstancias actuales del todo grises e insípidas. Pero, amigos, el desánimo solo se puede combatir de un modo: con ánimo! 

Por mi parte me complace deciros que mi sitio en WordPress ya está finalizado y funcionando. Me he podido avanzar a lo que tenía previsto y ya está rodando. 
También quiero explicar que el nuevo sitio tiene otro propósito diferente a éste de aquí en Blogger. Las publicaciones serán mas espaciadas y relacionadas con dos temas o tópicos: Fotografía y Reflexión Personal. Es decir, fotos y pensamientos (alrededor del mundo fotográfico y también en general).

Dudo mucho que el nuevo blog, merme ni un ápice mi actividad en este.

Aquel es otra cosa. Un híbrido entre web y blog. Por cierto: dos idiomas mínimo.

Si alguno de vosotros quiere seguirme, tiene dos opciones: 
    1. La típica suscripción del correo electrónico y recibir los posts en su buzón. En el blog está el formulario.

    2. Añadir el blog a la Lista de Lectura exactamente igual que cualquier otro blog de Blogger. Pero cuidado. No recomiendo  añadir también mi blog al widget de blog seguidos en la barra lateral, pues en algunas plantillas, si el widget muestra la miniatura de una entrada, queda totalmente descompuesta (se ve una foto grande) o simplemente impide la visión del widget. 
Así pues, o quitas las miniaturas o no incluyes mi blog en la lista de los visibles. 

Y por supuesto, estoy a vuestra disposición para cualquier duda que os pueda resolver (sobre este u otro tema)