De totes les danses


La sardana és la dansa més bella
de totes les danses que es fan i es desfan;
és la mòbil magnífica anella
que amb pausa i amb mida va lenta oscil.lant.
Ja es decanta a l’esquerra i vacil.la,
ja volta altra volta a la dreta dubtant
i se’n torna i retorna intranquil.la,
com mal orientada l’agulla d’imant.
Fixa’s un punt i es detura com ella …
Del contrapunt arrencant-se novella,
de nou va voltant.La sardana és la dansa més bella
de totes les danses que es fan i es desfan.

No és la dansa lasciva, la innoble,
els uns parells d’altres desaparellant:
és la dansa sencera d’un poble
que estima i avança donant-se les mans.
La garlanda suaument se deslliga;
desfent-se, s’eixampla, esvaint-se al voltant;
cada mà, tot deixant a l’amiga,
li sembla prometre que ja hi tornaran.
Ja hi tornaran de parella en parella!
Tot ma pàtria cabrà en eixa anella,
i els pobles diran:
la sardana és la dansa més bella
de totes les danses que es fan i es desfan.

Joan Maragall

Hoy hace 182 años

Típica cámara para daguerrotipos

Tal día como hoy un 9 de Enero, en el año 1839, Louis-Jacques-Mandé Daguerre anuncia, declarando suyo el proceso del daguerrotipo, primer paso de lo que será la futura fotografía. (Hace 182 años). Y lo hace en la Academia de Ciencias de Paris, la cual tardará unos meses en “oficializar” el procedimiento, la cual cosa tiene lugar el 19 de Agosto de ese mismo año. 

La presentación que la Academia hizo significaba por un lado la posibilidad de patentar el procedimiento al mismo tiempo que lo hacía público con detalle de los pasos que se ponían a disposición del público. Eso significaba que Daguerre adquiría derechos sobre cualquier industria derivada del procedimiento (fabricación de cámaras, venta de químicos preparados, utensilios para facilitar el proceso etc.), pero no prohibía que cualquier persona pudiera realizar por su cuenta, la obtención de imágenes y su fijación en los desde entonces llamados “daguerrotipos”.
Este procedimiento, que fue en su día, uno de los más importantes hitos de la historia de la fotografía técnica, era un perfeccionamiento de los experimentos emprendidos por Nicéphore Niépce, con quien Louis Jacques Mandé Daguerre se había asociado en diciembre de 1829 y al cual se considera formalmente el inventor de la Fotografía. 
No entraré en detalles escabrosos sobre la relación Niépce-Daguerre durante la década 1829-1839 aunque la historia de la Fotografía los menciona y no deja en buen lugar a Daguerre y sus artimañas.

El daguerrotipo es un proceso por el cual se obtiene una imagen en positivo (es decir directa, sin negativo intermedio) a partir de una placa de cobre recubierta de yoduro de plata.
Tras ser expuesta a la luz, la imagen o fotografía latente se revelaba con vapores de mercurio, que daba como resultado una imagen finamente detallada con una superficie delicada que debía protegerse de la abrasión con un cristal y sellarse para evitar que se ennegreciera al entrar en contacto con el aire. Esas fotografías recordaban un medallón al estar necesariamente recubiertas de su contenedor de protección.

Típico daguerrotipo con su soporte de madera y protección de cristal

.

Este proceso de Daguerre era poco sensible a la luz, y necesitaba de un tiempo de exposición de hasta 30 minutos. A los poco años, significativos avances logrados en Austria, Inglaterra y Estados Unidos, consiguieron reducir considerablemente los tiempos de exposición. A comienzos de la década de 1840 la mayor parte de las capitales y grandes ciudades europeas tenían por lo menos un estudio de retratos basado en el daguerrotipo y muchos  fotógrafos ambulantes recorrían las ciudades más pequeñas, ofreciendo el servicio. Sin lugar a duda el uso principal, era ese: el retrato. No debería por lo tanto extrañarnos la enorme popularidad del actual “selfie” (pasión por la propia imagen). 
No obstante su explosión inicial, tardó poco más de una década en quedar prácticamente obsoleto. Y es que uno de los principales inconvenientes del procedimiento era que cada imagen era única.

La llegada del calotipo de William Henry Fox Talbot, con el que podían realizarse multitud de copias positivas partiendo de una imagen negativa inicial, motivó que ya a  mediados de la década de 1850 el daguerrotipo se situara en un segundo plano, pues el proceso del colodión húmedo sobre placa de cristal añadía a la finura de detalle del daguerrotipo,  la facilidad de reproducción y creación de múltiples copias del calotipo.

 

Mi conjunción

Tal y como dije, mi aportación al catálogo de fotos de la conjunción no podía ser muy lucida. Al no contar con ópticas telescópicas, no me quedó mas remedio que tirar de un teleobjetivo que si bien es bueno para tomas deportivas, naturaleza, etc. evidentemente para astrofotografía se queda muy corto. Un zoom Nikon 70-300 mm. que no apuré (260 mm. más o menos) y recogí la silueta de mi montaña querida.
Algo es algo dijo un calvo. Por cierto que la meteo fue favorable. 
Hoy (22), si cabe, la conjunción aún está más espectacular. Creo que los dos astros ofrecen, mas proximidad que ayer (no se como demonios han hecho los cálculos, los divulgadores) y además Saturno, que ayer se veía mas a la derecha y por encima de Júpiter, hoy está prácticamente a su lado a la misma altura. Pero ya, ya desisto que la impotencia me pone de los nervios.

Horizonte


The Watcher by Murphy Osborne on 500px.com

He usado esta fotografía de uno de mis “vecinos” en la plataforma 500px. Nada más alejado de mi intención que construir una crítica a este trabajo. Muy al contrario Murphy, me parece un excelente fotógrafo que ofrece una visión muy personal y fresca de su entorno medioambiental. Un fotógrafo que parece enamorado de la naturaleza y de sus paisajes.
Pero vamos a lo que quiero comentar:
El horizonte de la fotografía presenta una ligerísima caída hacia la derecha. Recalco lo de “ligerísima” porque por regla general, son las más molestas. Cuando son muy evidentes, ofrecen la impresión de que son intencionadas o bien, simplemente son el resultado de una ignorancia del autor sobre las buenas praxis fotográficas. En el primer caso, mas allá de si son un acierto o no, son simplemente lo que ofrece el autor y por lo tanto poco hay que decir. En el segundo caso, estamos ante la inevitable falta de cultura de imagen y el resultado final es que no te gusta la imagen y o bien te lo callas o lo dices.
Ignoro cual de estos casos puedan ser atribuibles (o no) a la fotografía o al fotógrafo; la ignorancia por supuesto que no. Una fotografía que sigo viendo como muy buena con una sensación de tridimensionalidad muy apreciable, pero pienso que si fuera de mi autoría, sin duda corregiría la horizontalidad.
¿Qué pensáis vosotros?

Profilaxis

He redescubierto algo que casi tenía olvidado. 
Se trata de un ejercicio cercano a la meditación pero que no es.
Se necesitan solo algunos utensilios de limpieza que van desde un pequeño soplador de aire comprimido, un mini-aspirador,  hasta un trozo de badana, un paño de algodón viejo y pasando por un cepillo de pelo suave y un poco de líquido limpiador y también un poco de alcohol. Esos son los elementos activos. 
Los elementos pasivos se encuentran en un cajón del armario, perfectamente metidos en sus bolsas. Cuerpos de cámara, ópticas angulares, zooms y macrolentes. Trípode, flashes y cables, muchos cables.
Limpiar el equipo fotográfico, sin prisa, quizás con un poco de música a poco volumen, con la calidez del sol que penetra por la ventana, ofrece una relajación inusual. Y los pensamientos circulan como lo hacen las nubes en el cielo, pasando uno tras otro sin herir sensibilidades, sin dejar poso. Y se mezclan recuerdos de antaño con propósitos de futuro. Quizás pueda aparecer un sueño lúcido
Cuando te das cuenta, ya ha pasado una hora larga y solo al levantarte de la silla, los huesos y la edad te confirman lo que el reloj marca. 
Las cámaras ópticas y demás accesorios requieren una limpieza escrupulosa, para prevenir deterioros.
Una lente puede dañarse por estar sucia y tratar de limpiarla en mal lugar y con prisas. Las lentes guardadas durante periodos largo de tiempo tienen tendencia a formar hongos si están en entorno húmedos. El polvo es el peor enemigo de las cámaras, tanto para las mecánicas como para las digitales. El equipo requiere una profilaxis.

La dehesa

 

En medio de los prados se podía ver un conjunto de árboles agrupados formando como un isla solitaria rodeada de hierba baja requemada por todo sol recibido a lo largo del verano. Parecían pretender ser una especie de pequeña dehesa que yo solo veía de refilón desde la carretera mientras conducía camino del aeropuerto.
En ocasiones podía mirarla torciendo la mirada hacia la derecha y entonces el conjunto quedaba enmarcado por los límites de la ventanilla del coche. Estaba a unos 150 metros y en alguna ocasión pude incluso parar y observarla un poco mejor. 
Recuerdo que alguna tarde, somnoliento en casa, mentalmente me llegaba la escena y poco a poco se iba formando en mi cabeza una imagen idealizada que cada vez se parecía menos a la real. La imagen llamaba al fotógrafo; estaba claro. 
Decidí que tenía que ir, que tenía que acercarme y que tenía que llevarme la imagen obtenida. Y eso hice.
Ni siquiera me molesté en documentarme sobre que especie de árboles eran. Eso no tenía importancia alguna, yo no era un documentalista. Solo era un  fotógrafo que tenía la pretensión de realizar fotos de como veía las cosas, mas que el detalle de las cosas que veía. Y me llevé las imágenes, como el constructor se lleva los ladrillos del almacén; dispuesto a levantar paredes. Y ya frente al ordenador, con el programa editor abierto, empecé a trabajar con capas, pinceles, selecciones, texturas, deslizamientos cromáticos, desenfoques parciales y totales.
Poco a poco la pantalla me iba mostrando algo que se parecía a un recuerdo. El recuerdo de la imagen mental que se formaba aquellas tardes de siesta y somnolencias.
Y fue entonces cuando me di cuenta que en realidad estaba reproduciendo lo que se registraba en mi mente cuando pasaba a cierta velocidad camino del aeropuerto.

Esta entrada también está publicada en ricardpardo.com