Analíticas

Septiembre de 2044.


Siempre me ha parecido un artilugio estéticamente mejorable. Darle al chisme esa apariencia realista de insecto hace que los niños tengan tanto o más miedo que a las antiguas jeringuillas de extracción.

Quizás sea esa la causa de que la empresa “Analyticum” anuncia un nuevo modelo enfocado a los niños. 
El insecto esta vez, es una copia de un antiguo dibujo animado de finales del siglo XX. Se llamaba “Abeja Maya”.

Los pequeños quedan seducidos por la apariencia amigable del artilugio y su sonido cantarín y no se dan cuenta de la maniobra. Pero apariencia aparte, hay que reconocer que es cómodo. 

Recuerdo que mi padre siempre se quejaba de que las enfermeras tenían dificultad en encontrarle las venas y cuando tenían que hacer aquellas extracciones, para el posterior análisis de sangre, solía salir con algún pinchazo de más.

Hoy, el proceso es mucho mejor:

Tu mismo y cómodamente desde tu casa colocas el artilugio, sobre uno de tus brazos (en el caso de los niños, el padre puede montarse un teatro para engatusar al chaval).
En ocasiones, si es necesario, el insecto llega volando en modo “dron” hasta un posible paciente lejano.
El insecto mecánico, una vez situado procederá a inspeccionar el vaso sanguíneo próximo. Tienes que procurar que la cabeza se sitúe sobre una vena, aunque no te pide mucha precisión. Él mismo puede ajustarse un par de milímetros. También puede ocurrir que el insecto camine por encima de la vena uno o dos centímetros. 
A los dos segundos justos de inmovilidad, sientes algo frío y húmedo en la piel (un anestésico) y tres segundos después un ligerísimo pinchazo. Realmente ligero; al punto de que si estás distraído, hablando por ejemplo, ni lo vas a notar.
Cinco segundos más y tu dispositivo wereable (vestible) detrás de la oreja o en la patilla de tus gafas te avisa de que los datos han sido transferidos al otro dispositivo en tu muñeca y de ahí, mediante tu canal personal por Internet, hasta “Medical One Lab” . Por supuesto los datos están encriptados

El sistema te ha extraído 5 milímetros cúbicos de sangre. Lo ha analizado y ha transmitido los datos a tu doctor. Una copia queda en el laboratorio identificados por biometría.  Ya puedes quitarlo del brazo y tirarlo. Ni rastro de herida alguna, ni sangre, ni dolor. El “insecto” es desechable.

Esta ficción fue publicada el 17 de mayo de 2018. Ha sido resituada a la fecha de hoy.

Privacidad, otra vez.

Hace unos días, hablábamos de la privacidad.
Hoy, estaba repasando entradas antiguas en Microsiervos,  -el mejor blog multitemático que hay en lengua española, según mi opinión- y he descubierto esta perla. Se trata de una pintada en una calle de Manchester (UK) fotografiada por el twittero @jjturner (Jon Turner) y que refleja claramente lo que socialmente entendemos como vulneración del derecho a la privacidad.

En el futuro, todo el mundo querrá ser anónimo durante 15 minutos

Ese futuro que se menciona ya está llegando y el deseo que expresa, se contrapone a los famosos 15 segundos de gloria que todos desean tener. (dicen).

Cambio climático y matar al mensajero.

Matar al mensajero no es, ni nunca ha sido, la solución del problema que pueda presentar el mensaje.
Ni siquiera hace falta nombrar de que mensajero hablamos. Seguro que ya lo sabes.
Matar al mensajero es el recurso de aquellos a los cuales, el mensaje les da pánico, rabia, o cualquier otra forma de energía negativa. Matar al mensajero es una forma -inútil- de eludir el problema.
En la tragedia griega “Antígona” de Sófocles ya se menciona esta verdad: “Nadie ama al mensajero que trae malas noticias.” Parece pues que estamos ante una reacción que no es nueva, ni una tendencia de la sociedad moderna. Cuatrocientos años antes de Cristo, ya formaba parte de los comportamientos sociales.
Posiblemente se podría tratar de algo que tiene que ver o guarda un cierto paralelismo con los mecanismos de autodefensa psicológica. Ignorar el problema, eludirlo, posponerlo  a fin de evitar la ansiedad que nos provoca. En este caso, no es el individuo el que reacciona así, sino la sociedad en su conjunto por la vía de suprimir el valor del mensaje,  desprestigiando al mensajero, tratando de cerrarle la boca.
Y es que el hecho de alguien de poca edad, tome la decisión de levantar su voz y alentar a miles y miles de otros jóvenes con el propósito de que aquellos que tienen poder de decisión, la tomen, es algo nuevo en la historia. Y eso pone ante el espejo a un buen número de mandatarios que se observan y se ven muy feos.
Pero esa persona, líder juvenil, no es el primer sujeto del citado “matar al mensajero”. En esta situación se han encontrado, desde lideres espirituales, hasta cantantes de rock; desde científicos hasta toreros. Tu levanta un dedo y ten cuidado, porque intentarán cortártelo.
No hace falta ser muy agudo para darse cuenta de que ante tanta “mala leche”, ante tanta visceralidad y vehemencia, hacia esa persona líder juvenil, promotora del movimiento Fridays for the future se esconde un modo de patología social: la mencionada defensa ante la ansiedad que produce.
Dicen que debería estar en el colegio; que eso es cosa de los científicos. ¿Acaso ignoran que los científicos llevan décadas levantando el dedo? No; no lo ignoran, pero es más fácil meterse con una niña portadora de malas noticias. Cualquier cosa, menos enfrentar y asumir el problema; trabajar por la solución.
Deberíamos intentar construir criterios personales, basándonos siempre en la lógica; máxime en estos tiempos en que nos ha tocado vivir, donde lo falso vende, el ruido se convierte en música, y todo el mundo parece bailar al son de unos cuantos.

foto: ©Shutterstock/nicostock

Inevitable

lioness by Assaf Cohen on 500px.com

Assaf Cohen en 500px

Ellos creen que no, pero asistimos preocupados al trágico teatro del mundo.
Lo están destrozando todo. Piensan que no, pero nos damos cuenta. Vemos nuestro entorno enfermo por sus ansias energéticas. Nos cazan, y no para comer sino por puro deporte y luego nos llaman depredadores.
Hablamos entre nosotros en la quietud de la noche. Nos están diezmando y nuestras especies vecinas sufren igual que nosotros esa maldad de los racionales.
Paquidermos, primates, felinos… todos unidos, lloramos tramando nuestra defensa, nuestra venganza, nuestra vuelta al paraíso perdido. Es nuestro desespero.
Tenemos un pacto con los insectos y los seres de la profundidad del mar. Les devolveremos a los racionales el veneno que nos han aplicado. Nuestras armas son insospechables. La guerra tiene que empezar.
Estaban equivocados; en su soberbia creían que el Argamedón era otra cosa. Una riña entre ellos, pero no.
Han olvidado que la Tierra es un ser vivo, que ellos son como un virus y nosotros somos el sistema inmunitario.  La guerra será…inevitable.

Imbecilidades

Estaba leyendo en la “recién redescubierta” comunidad de publicadores de contenidos Menéame.net un artículo que subrayaba las dos cosas que al parecer del bloguero,  eran las más importantes del discurso de la niña activista Greta Thunberg en la cumbre sobre el Cambio Climático en la sede de la ONU.
Bien; no se si yo subrayaría las mismas o quizás alguna más, pero en cualquier caso, para el colega bloguero fueron estas:

1: Estamos entrando en una fase de extinción masiva (la sexta en concreto)
2: Solo tenemos el 50% de probabilidades de revertir el proceso.

Aquí, quizás sea bueno recordar que las anteriores cinco fases conocidas de extinción masiva no afectaron para nada a los seres humanos, por cuanto fueron glaciaciones ocurridas antes de nuestra aparición. También es conveniente tener presente que esta la sexta que está por llegar (o llegando ya) es la primera en la que concurre la presencia de una especie capaz de preveerla. Una especie inteligente.
La segunda afirmación puede albergar un cierto error de cálculo, pero en cualquier caso, el error seria lo suficientemente pequeño para cambiar muy poco el panorama. La evidencia es que esto empieza a ser realmente preocupante. Pero bien… a lo que voy:

Me asusta y me preocupa la estupidez de los que ante tal evidencia, pierden el tiempo y la energía discutiendo sobre el porcentaje de incidencia que pueda tener la actividad humana desde la época industrial en adelante. Que más da, si es un 20, un 30% o lo que sea por ciento.
Imagínate en tu casa, al lado de un rio y que la radio anuncia que viene una enorme crecida. ¿Te vas a poner a discutir, si el culpable es la presa que hay mas arriba, el ingeniero, el propietario de los terrenos que no limpian las orillas…?
De verdad, los dinosaurios no podían hacer absolutamente nada mas que sufrir y morir, pero nosotros somos realmente imbéciles.

A continuación algunos comentarios bajo el articulo que hablaba del discurso de la activista sueca:

      ✸Esto ya lo profetizo Mad Max 2 en 1981: MAD MAX 2

                  ✸Pues que nos extingamos, con tal de no tener que aguantar a más niñas plastas como esas.

          ✸El mundo se va a la mierda y ni Greta, ni tú, ni yo, vamos a poder solucionarlo.

          ✸Es momento de asumirlo y hacer lo que mejor se puede hacer, no tener hijos que             lleguen a heredar este erial. 

          ✸Que no, que me acaba de decir nuestro Rambo particular que no, que todo es   falso y que ni Nature ni Science, dos de las revistas científicas más importantes   del mundo y donde los mejores científicos del mundo se matan por publicar, están en lo cierto porque la niña tiene Asperger.

          ✸Pues 3.000 o 4.000 millones menos de humanos sería una buena solución a  muchos de los problemas de la humanidad.

Imagen de Ralf Vetterle en Pixabay

Klaatu barada nikto

Klaatu barada nikto

Jose Miguel Mulet es profesor titular de biotecnología (área de bioquímica y biología molecular) en la Universidad Politécnica de Valencia, Director del Máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas (CSIC-UPV) e investigador en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP) un instituto mixto que depende del CSIC y de la UPV. Divulgador de temas relacionados con la biotecnología y la alimentación. Autor de “Comer sin Miedo” y “Medicina sin Engaños” (Destino) y de “Los productos naturales ¡vaya timo!” (Laetoli)

 Mulet es también uno de los 17 colaboradores que componen el equipo de naukas.com uno de los mejores blogs colaborativos que conozco y cuya temática esta relacionada con las ciencias.

En este vídeo (corto, 4 min.) aborda una cuestión que aunque algunos verán teñida de tonos de ciencia ficción, no por ello deja de tener importancia: La comunicación con extraterrestres ( o alienígenas, si te gusta más)

_Uf… falta mucho para eso_ dirán algunos. Puede que si, puede que no…
Los escépticos crónicos puede que incluso nieguen la posibilidad de vida inteligente extraterrestre y otros dirán que si la hubiera “saldría en la Biblia

Pero el caso es que afortunadamente las cabezas pensantes mobilizan un número importante de neuronas a fin de como mínimo, pensar en ello y buscar una solución eficiente. Veremos…

De momento, uno no puede dejar de reconocer que si la mera comunicación entre humanos, muchas veces es una auténtica quimera, entre especies doble quimera, entre diferentes civilizaciones planetarias… ya ni te cuento.

Mientras, ya sueño que le pregunto al hombrecito verde:
Oye man! ¿tu crees en Dios?
¿También matasteis a su hijo?
¿Nacéis con pecado original?